viernes, 3 de febrero de 2017

Collage: la construcción de la imagen propia


  
 ¿Qué recordamos sobre el trabajo de construir un collage? Probablemente tengamos un recuerdo de conocerlo en la escolaridad, y abandonarlo al salir de la misma.
Creemos en primera instancia que crear un collage es pegar varias imágenes en una hoja. Si no profundizamos nos quedamos en ese accionar infantil, y con una hoja repleta de recortes, imposible de descifrar.

lunes, 3 de octubre de 2016

Aprender del Collage


Odiaba el collage.
La simple idea de tener que hacer un collage, me frustraba. No me detenía a pensar que no podía ser buena en algo si no le dedicaba tiempo, práctica, bocetos que fallan. 
No iba a estar nunca conforme con el resultado, si no abandonaba ese accionar infantil de dejar de hacer algo cuando no funciona.

Así que un día (no sé cual habrá sido la influencia) empecé a practicar.
El primer collage que hice del cual me sentí un poco conforme, fueron varios textos recortados y "ordenados" aleatoriamente:



viernes, 16 de septiembre de 2016

¿Qué hay en tu caja?


El otro día miré varias charlas Ted sobre nuestra relación con los objetos materiales.
En una de las primeras que mire, el orador comenzaba diciendo, sentado sobre una caja en el escenario:
- ¿Qué hay en la caja? lo que sea que es, debe ser muy importante porque he viajado con ella, me he mudado con ella, de apartamento en apartamento. 
Este orador, arquitecto y diseñador canadiense Graham Hill (puedes ver su video aquí) hablaba (sin adentrarse demasiado) sobre la tranquilidad que nos generan los espacios que no están contaminados por la presencia de objetos materiales; un cuarto de hotel, una carpa, o un bote. Pero es más que solo no comprar inútilmente, su proyecto "La vida editada" nos habla de reducir nuestra huella ambiental, y vivir más felices sacando lo superficial, automático e innecesario de nuestras vidas.


¿Y cómo vivir en un espacio pequeño? hay tres enfoques (citando al autor)

martes, 6 de septiembre de 2016

4 Meses para redefinir el año

Árbol del Museo Sivori
Algo es seguro, y es que solo quedan cuatro meses para "cerrar" (desde mi perspectiva) el año. 
Cuatro meses para concretar, las expectativas que se generaron en 2015.

Para que no se pasen a este 2017, como una muleta, como algo que se filtra por el colador, como la eterna espera de concretar ciertos logros.

Aun si diciembre y enero son solo fechas, no puedo evitar sentir sienta ansiedad y expectativa sobre el tiempo que queda de este año, y todo lo que conlleva diciembre en sí mismo...